Ahora que comienza otro nuevo año académico, seguramente estarás pensando en todas las metas que te has propuesto lograr. ¿Suerte, talento o esfuerzo? Descubre qué es más importante de cara al logro de los objetivos.

Mucho más que suerte

Cuando algunas personas logran sus objetivos o metas, la mayoría piensa que se trata de buena suerte. Es decir lo que se conoce como una situación que se ha desarrollado en ciertas condiciones tan favorables como azarosas.

Pero ¿cuántas personas conoces que hayan alcanzado sus metas por un golpe del azar o suerte? La verdad es que muy pocas o ninguna. La mayoría de los individuos debe realizar ciertas acciones necesarias para lograr sus objetivos. Para ganar en una maratón debes haber comenzado a entrenar, inscribirte y tener unas buenas zapatillas, por ejemplo.

Son las pequeñas acciones, el tiempo y la dedicación los que parecen estar detrás de las oportunidades. E incluso en la búsqueda de alcanzar nuestros sueños, es que logramos estar en el lugar y el momento indicados.

El talento nos hace únicos

Todos tenemos dones o cualidades que nos hacen únicos y especiales. Se trata de aquellas capacidades naturales para realizar algún oficio o tarea específica con cierta facilidad. Algunas personas no descubren sus talentos o quizás no tienen oportunidad de ponerlos en práctica. Los talentos deben ser desarrollados a través de la capacitación y la práctica.

Si aún no has descubierto tus talentos o dones, no te preocupes. Solo debes ser observador con aquellas actividades que se te dan de forma natural y te resultan fáciles.

El esfuerzo, la clave de nuestra superación

Cuando hablamos de esfuerzo, nos estamos refiriendo a la perseverancia y la constancia que ponemos para lograr una meta o incluso dominar una habilidad. Hasta las tareas más sencillas requieren algo de esfuerzo de nuestra parte. Pero si una actividad nos presenta alguna dificultad, requerirá aún más dedicación y tiempo. Además, nuestro esfuerzo también se relaciona con nuestra autoconfianza para lograr lo que nos proponemos.

Qué es más importante, ¿la suerte, el talento o el esfuerzo?

Aunque descubrir nuestros talentos es importante, para poder desarrollarlos es necesario esforzarse. Es verdad que las personas con más talento para una actividad necesitarán esforzarse menos. Pero como dice el refrán “la práctica hace al maestro”. La constancia y el tiempo que dedicamos a ser los mejores, da con seguridad sus frutos.

Si queremos estar preparados para que llegue esa oportunidad tan esperada, o lo que otros conocen como “suerte”, debemos esforzarnos por ello.  El secreto estará en conocer nuestros talentos y esforzarnos por desarrollarlos, así como en poner una mayor dedicación en aquello que es más difícil para nosotros.  

4 pequeños secretos para alcanzar tus metas

Si este nuevo año académico te has propuesto alcanzar metas u objetivos, te revelamos algunos secretos que pueden acompañar tu esfuerzo y perseverancia:

  • Gestiona de forma adecuada gestión tus emociones. Muchas veces las cosas no saldrán como quieres. Eso no significa que no podrás lograrlo. Debes perseverar pero sobre todo dejar a un lado la frustración para seguir adelante.
  • Automotívate. Conoce tus limitaciones y saca provecho de tus capacidades. Evita que las críticas te afecten. Más bien, escucha aquello que te hará mejorar aún más.
  • Deja a un lado la envidia. Evita compararte con otras personas y más bien aprende de ellas. No hay nada de malo en admirar o aprender de los demás y de sus estrategias para lograr el éxito.
  • Aléjate de las malas influencias. Si de verdad quieres alcanzar tus sueños y metas, la clave es la perseverancia. Eso implicará también sacrificios, noches en vela, o dejar de ir a alguna actividad divertida. Pero definitivamente valdrá la pena. Por lo que debes hacer oídos sordos a aquellos que quieren distraerte o alejarte del logro de tus objetivos. Rodéate de personas que te apoyen y que se alegren por tus triunfos.